Publicidad

viernes, julio 14, 2006

La antigua senda

No hubo mano amiga que me ayudara
la noche que encontre la antigua senda
sobre la colina, cuando crei descubrir
los campos que embrujaban mi espiritu
ese arbol, aquel muro: los recordaba bien,
y todos los tejados y bosquecillos
eran familiares a mi mente
como si los hubiera visto poco antes
adivine que sombras se moldearian
cuando la perezosa luna ascendiera
tras la colina de zaman, y supe
como se iluminaria e lvalle poco despues
y cuando la senda subio, alta y agreste,
y parecia perderse entre los cielos
no temi lo que pudiera ocultarse
tras aquellas laderas informes
caminaba decidido mientras la noche
se tornaba palida y fosforecente

HP Lovecraft

No hay comentarios.: